Breves


lunes, 23 de marzo de 2009

¡Diez años, nada menos!

Un día tal como hoy, no recuerdo exactamente el día, pero si que fue en Marzo, yo era un alumno indisciplinado, vago e indolente en el instituto Eusebio da Guarda, donde tenía mi grupo de colegas, mis preocupaciones (Magic, Warhammer...) y mis descuidos (los estudios en general).
Finalmente un día, cogí cinco pagas adelantadas y me presenté en Norma Comics Coruña (Javi, que grande has sido) y compré el libro básico de La leyenda de los 5 anillos.


Ante mis ojos apareció Rokugan (no japón), creado por un auténtico genio en el mundo del rol: John Wick. Un mundo de samurais, shugenjas, cortesanos y onis, con intriga palaciega, guerra abierta, enfrentamientos entre clanes, duelos de iaijutsu, bushido, katanas y mil cosas distintas, enmarcadas en una ambientación muy atractiva con unos personajes geniales (¡Shoju sama, mi lealtad por vos siempre será absoluta!).
Por otra parte, el sistema del juego fue genial como primera inmersión en el rol: Un estilo sencillo y cómodo de decidir acciones y medir dificultades. Un único tipo de daños y tiradas, y a tomar por culo. Más comodo que ese sistema de Mundo de truñeblas que tanto defienden esos moñas amigos de lanzar un cubo de dados entero.
Tras ello llegaron diez años comprando dados de 10, que escaseaban como el agua de Arrakis. Diez años de imprimir hojas de personaje, crear fichas, empezar partidas, acabar partidas, avanzar tramas, intrigas, frases, críticos, pifias, muertes... Y aquí sigo: Reuniéndome de vez en cuando para darle caña al vicio como el que más.

Si bien empecé al rol un par de años antes, con un grupo de colegas jugando a una adaptación del Hero Quest que haría las delicias de los powergamers (mi primer personaje era Tanis el Semielfo, que aprendió brujería, tenía una espada élfica que lanzaba rayos, una lanza, un hacha de mano, un puñal de muñeca de esos que salen del brazal, y pegaba con todo en el mismo turno, usando luego el escudo para defenderse. ¡Ahí es poco! De todos modos,teníamos 13 años...), la leyenda supuso un cambio. Había un libro, una ambientación concreta, alejada de la medieval clásica. Había pnj interesantes y muchas posibilidades de hacer el cabras.
Por otra parte, luego llegaron las críticas: Por azares de la vida, conocí a David, un jugador bastante más veterano que se ofreció a dirigir una partida para nosotros. Estas adquirieron seriedad, un punto de intriga (a diferencia de las aventuras típicas) y cambiaron de estilo.

Con esta nueva época empezaron las intrigas. Fue el fin del powergaming hacia una fase de L5R más política, más atenta a convenciones sociales, y sobre todo: Más puta. Dejé de usar a la ligera pnj's importantes y a dar caña de verdad, de modo que cuando estos aparecían era todo un evento. Como ejemplo, uno de los jugadores no tuvo un encuentro con Shoju sama hasta ser un bushi de rango 3, y fue para ser reprendido por su fracaso. Fue simplemente genial.

Quiero dedicar esta entrada a mis más fieles conejillos de índias, mis primeros jugadores:

Nico:



Nico fue el primero en hacerse un pj en mis partidas, y fue bastante surrealista: Era un ronin auténtico, educado por su abuelo. También fue el primero en entablar una acción en batalla: Vio a dos ogros liderando a unos cuantos goblins, cargó, saltó con voltereta por encima de uno y aterrizó con la cara.
En el futuro tendría muchas salidas surrealistas, en las que moriría gente o él mismo saldría herido.

Quique:



Sus dos grandes personajes fueron el Bushi Dragón Mirumoto Kike, muerto en duelo, colérico y dador de grandes y épicas escenas, con shurikens de por medio o hechizos de congelación, y la Bushi Escorpión Bayushi Miyako, cuyos planes con el pnj de su hermano y su enemigo mortal nunca llegaron a cumplirse. Estoy muy orgulloso de ellos, la verdad: Miyako odiaba a un duelista de la familia Mirumoto porque había servido con su hermano y se decía que había sido el duelista quien había causado su muerte, y debería ser cierto, pero hay dos cosas que Miyako no sabía: La primera era que el Mirumoto era un samurai honorable y ejemplar, que atacó a su hermano cuando este se entregó a la corrupción sombría. La segunda era que el hermano había sobrevivido (aunque esto si lo llegó a descubrir). Mi plan era que tras la muerte del Mirumoto llegase el hermano a lo Palpatine con un "únete a mí en el reverso tenebroso".
Por desgracia, sus últimos personajes acabaron cayendo en la anodinez (¿se dice así?) más absurda.

Tato:



Irresponsable, alocado, insensato... Muchas cosas se pueden decir de este jugador, pero pocas buenas. Tato probablemente se reencarnará en un detonador o en un tubo de butano (Uno defectuoso, de esos que sueltan chispitas). Sus personajes siempre se las arreglaban para decir algo inadecuado, con resultado explosivo y lolástico.

Ángel:



Alguien tenía que ser bueno, y le tocó a él. Legal bueno por naturaleza y creador de los paladines nazis: ¿Quieres ser un paladín nazi? ¡Muy fácil! Lo primero que tienes que hacer es ir un día de mercado cualquiera y lanzar un detectar el mal. Tendrás lo típico: Rateros, cortabolsas, algún tendero que abusa con sus precios, guardias corruptos... Y tu vas al tendero. Te plantas ante él y le dices "Hola. He detectado que eres malo. ¡Hazte bueno ahora mismo!" a lo que él, ofendiendo la sabiduría que tan justamente tu dios te ha otorgado te dirá "¿Que mierdas está usted diciendo? ¿Está usted loco? ¡Fuera de mi establecimiento!". Ante tal reticencia a la salvación, no te queda otra que sacar tu espada y luchar por la justicia. ¿Es un asesinato sin motivo? Si. A todas luces. ¡Pero oye! ¡Los dioses te dieron una espada, un "detectar el mal" y un "castigar el mal"! Suma dos y dos, y ¿quien eres tú para oponerte a las órdenes de los dioses?
En l5r, su bondad venía un poco dada por el interés, ya que cuanto más honor tenía su personaje, más vida.Era un Daidoji y sinceramente le molaban los grulla, pero no los grulla gráciles. Decía que tenían "estilo". Sin embargo, su personaje fue la mayor picadora de carne que mis partidas han visto. Eso si: Ángel siempre negará ser un munchkin.

Nishi:



Otro detonador aleatorio, solo que un poco más controlado: Nishikawa es perfectamente capaz de rellenar en 5 minutos la hoja de personaje de facción más marciana para luego tardar dos horas en decidir un nombre. El término "genio despistado" es perfecto para él. Su único personaje, Shinjo Takashi, era un paleto unicornio que las liaba con su incontinencia verbal, llamando a la cara por su apodo al hermano de su Daimyo (conocido como "Arguiñano" por sus dotes para las... "recetas") o metiéndose en tanganas absurdas. Poca gente sabe hacer las partidas tan divertidas.

Roi:



Roi seguía un cierto patrón con sus personajes: Petardas buenorras, en su mayoría, y lesbianas a veces, putas siempre. Este seguidor de Sailor Moon de 1,90 y más de 100 kilos de peso (y no es que esté gordo precisamente) alcanzó su cumbre personajil con Usagi Tsukino, bushi del clan liebre que paradójicamente servía al Escorpión (cuya relación con la Liebre, más que de "amor-odio" viene a ser de "odio-ganas de matarse").

Pablo:




Los personajes de Pablo siempre tenían un punto solemne. Siempre eran tranquilos y respetuosos en sus formas y siempre buscaban soluciones a problemas de forma objetiva... Hasta que la liaban. Siempre recordaremos cierto shugenja unicornio que dilapidó una fortuna de 15 koku (con lo que alimentas a 15 familias, a cinco personas por familia hacen 75 personas, un año entero a base de arroz) jugando a los dados. Lo mejor fue luego el poema satírico hecho al respecto, donde salió la mejor tirada de poesía de toda la historia de mis partidas. Los personajes de Pablo tuvieron otros muchos grandes logros, pero como bien dice el chiste "Construyes edificios, descubres vacunas y salvas vidas, durante años y nadie te recordará por ello, pero te follas una sola oveja y..."

Richi:



La verdad es que Richi no debería estar aquí, pero el trío calavera debe permanecer unido siempre. Richi es, ante todo, un liante. Es capaz de matar bebés focas para hacerse unos patucos solo por que le parece gracioso, es capaz de ir vestido de payaso solo por un bonus de +1 y es capaz de vender a su madre por un jarrón artesano (siempre que esté lleno de monedas de oro). Eso es lo bueno de estos jugadores: Son unos bastardos, pero ayudan mucho a dar vida a una partida. Sus personaje más memorables es Hiruma Hentai (me pregunto cuanto subirán las visitas del blog solo por tener por ahí la palabra "Hentai". ¡Ouch! ¡Lo he vuelto a decir!). El señor Hentai (¡ouch! jiajiajiajiajia) es un fornido bushi Hida del clan Cangrejo, fuerte, robusto y capaz de masticar escombros y darles formas de animalitos. Sin embargo, tenía un gran defecto: Fobia a las carpas. Como master me aseguré de que, si bien alguien se pilla una fobia ridícula, muy concreta y muy difícil de ver en momentos normales, esa fobia salga cada dos por tres. Para ello, metí a su personaje en una ciudad de los Yasuki (su emblema es una carpa, sígno de prosperidad), donde vería carpas en cada calle, decorando cada vajilla (¿acabas tu sopa y que es lo primero que haces en esa importante cena de gala? ¡Tirar para contener un grito de pánico! ¡Bieeeeeeeeen!), carpas en cada estanque, ¡Carpas! ¡Carpas! ¡Carpas! Simplemente genial...
Su actual personaje, Shosuro Kitanaisu, me ha hecho darle la razón en un punto: Es mejor que alguien tan dotado para las bastardías inmorales se limite a hacer personajes grandes y estúpidos. Sino, la cosa se vuelve incontrolable.

David:



Es genial jugar con David: Se adaptará a la partida y encontrará la forma de hacer mil bastardeces con un aura de inocencia insondable. Su personaje, Bayushi Rezan, era un hábil poeta que disfrutaba forzando jugarretas a la gente: Mandar al guardaespaldas de la mujer que quería su Daimyo a recibir unas hostias de parte de un gañán unicornio para mantenerlo distraído, o mandarlo de cacería por el bosque con un mapa defectuoso... Hacer ofrendas de Shochu (brandy fuerte de arroz) al templo en el que el rival de un compañero está meditando... Piccola bastardía (pero nunca inmoral, a diferencia de richi), pero efectiva, sin duda. Esperamos aún al master que se atreva a dejarnos coincidir como pj's en una partida.

Mordor:



The end of the fucking line. Mordor no es que sea un detonador para aplicar a unos explosivos... Es que es una puta antorcha. No existe la opción de no pulsar el botón rojo. Si llevas a Mordor, sabes que la va a liar. Sus personajes han hecho de todo, desde bautizar armas con nombres bizarros (mi favorito es el estilete llamado "Sonrisillas") hasta prender fuego a cosas solo para que pase algo divertido. Ha sido ronin, monje, poeta duelista y mil otras cosas más, todas ellas con brutal resultado. Ha dicho las frases más bestias, las mayores atrocidades y las bizarrías más absolutas,y por eso siempre mola tenerlo en las partidas: Porque sabes que no serán aburridas.


Yo, como buen master, no puedo ser otra cosa que: Un cabrón.

Otro día pondre una entrada con citas roleras. Hasta entonces...

Semper fi.


Ukio

13 comentarios:

Ryoru dijo...

Solo una cosa:

Muchas gracias, por lo que me toca :D.

Pablo dijo...

¡Que gran verdad! A fin de cuentas solo remodelé un poco aquella posada... Nada grave, ¿no? XD

Drichi dijo...

Yo avise: Pillarme la desventaja cruel (¿desventaja?) con un personaje que no es grande y tonto es la receta para el fracaso, porque donde se pueda liar se lia!. Y la verdad lo de las carpas fue sencillamente genial, ¿que mejor para un cangrejo defensor de murallas que tenerle panico a el pez que tienen todas las familias importantes en sus estanques? aun asi faltaron detalles del estilo: al acabar la sopa ves una carpa y duchas de fideos a los cortesanos que tienes delante.

Astaroth dijo...

Y yo con una vida rolera inexistente... Odio tener unos amigos tan sosos.

Mephisto dijo...

Ains... No imagino una adolescencia sin rol, habil recurso para pasar tardes partiéndote el culo o pasandolo genial de forma gratuita.

Que bueno lo de asignar a cada jugador un alineamiento xD

Valent dijo...

Jo...no he jugado nunca a cinco anillos, ni visto situaciones tan surrealistas.

"Mas escaso que el agua en Arrakis"

Se nota que estas leyendo Dune, ¿eh?

Noiry dijo...

A mí después de leer esto me dan ganas de jugar al rol con vosotros XDDD (y eso que nunca he jugao salvo al Dragon Strike... aigh)
Aunque no sé hasta qué punto me lo tomaría en serio...

Mr. Daniels dijo...

Tío, "escaseaban como el agua de Arrakis". Podías haber elegido un símil menos manido, como "escaseaban como el pelo de Quique" (bueno, vale, este no es un símil poco manido, pero creo que entiendes a qué me refiero).

O por contra, si quieres hacer hicapié en la abundancia de un recurso podrías emplear "abundaban como los pelos en las junglas de las profundidades primigenias de la bolsa del aspirador de Quique, el de la cabeza brillante" (por cierto, esto último es un epíteto épico, y no, no se refiere a que haya ganado un Nobel).

Y respecto a lo de las partidas, ¿qué quieres que le haga si cae en mis manos una pistola con un gatillo como con cara de cachorro que dice "apriétame"?

Lo que me recuerda a que nunca me he hecho un personaje que tenga apretones. Es una excusa genial para cagar en cualquier sitio, como ser subnormal, pero sin ser un jodido retrasado de los cojones, lo que permite elegir el sitio donde cagar (el criterio es "donde joda más") y cuando alguien te mire mal le espetas un "oye, que tengo una enfermedad seria que me impide contenerme, no me hag... no SOY responsable de mis actos", para que se callen.

Y ya que estoy divagando ¿qué coño pasa con esos críos que hacen unas barrabasadas acojonantes y luego se van de rositas porque son críos? Otra razón más para odiar los 90: la década que hizo que la disciplina inglesa fuses sólo para adultos. Viva la espada Herodes, +1 (+3 contra niños).

Mital Riumo dijo...

Si es que el rol, y los dados, son lo más bonito que hay. Con sus pifias de dados y mentales, sus brutalidades y su... de todo.

Personalmente, no he jugado a La Leyenda de los 5 Anillos, aunque mi novio tiene el libro... De hecho, lo único que he jugado ha sido aquelarre, unos pocos módulos de Mago y un intento de partida de Vampiro, que fue más bien un fracaso. Nah, efinitivament,e lo mejor hasta ahora ha sido Aquelarre...

...pero va siendo hora de renovarse y de jubilar personajes (como mi ladrona-bruja-cocinera).

Valent dijo...

En mi opinión, el sujeto al que se ha hecho mención por aquí, podría dar lugar a una frase adverbial aún no nácida en el habla coruñesa:
"Como el pelo de Quique", señaladora de pésima calidad e ínfima cantidad.

Noiry dijo...

Mira que sois incisivos.

Ukio sensei dijo...

No es que sean incisivos: Es que si algún día soy profesor de Derecho Penal, los usaré para explicar el ensañamiento.

Mital, Aquelarre tiene un sistema malo de cojones. Prefiero L5R, D&D o Anima (este te iba a gustar, ya que es muy rollo manganime).
Y hablando de manganime, vete a comentar el tercer molde!

Aj dijo...

Que viejos tiempos.... eramos tan jovenes...ingenuos....con tanto futuro por delante....tanto pelo en la cabeza.... :P

No estaria mal revivir un dia aquello y echarnos otra partidita todos juntos, que la verdad, era un puto juegazo.

Y si, eres un cabron, no como persona eh?, sino como master.... bueno va, y como persona tambien :P pero no dejes de deleitarnos con publicaciones como esta, que las risas se agradecen ;)