Breves


lunes, 3 de noviembre de 2008

Te admiro... y a la vez, ¡Te odio!

¿Nunca os ha sucedido algo así con nadie? Estoy seguro de que conocéis la sensación. Pues bien: Sebastien Loeb, piloto Galo del equipo de Rally Citröen, este fin de semana ha vuelto a proclamarse campeón del mundo. Van 5 veces, y todas ellas consecutivas.
Es increíble. Es putamente increíble lo que hace este bastardo.



Mi favorito indiscutido es Subaru, y aunque Hollywood Solberg no es ni de lejos el hombre que fue campeón en el 2003, tumbando a Loeb por un punto en el que era su primera temporada completa de competición en el WRC (en el 2001 y 2002 había tenido participaciones puntuales en Córcega y Montecarlo respectivamente), Atkinson progresa a grandes zancadas.

Cinco putos años... Lo que debe ser ir al volante al lado de este bastardo. Es una pena que Citröen, fiel a su tradición de tener ideas de ingeniería geniales fabricadas con piezas de mierda, no haya creado un buen coche para la edición limitada del C4 con su nombre.


Felicidades, campeón, y espero que Atkinson te de pal pelo el año que viene.


En cuanto a la fórmula 1, ya no se da ese caso: Hamilton sigue siendo un payaso, que no paga lo que rompe (o pocas veces). Si los mecánicos de Ferrari no hubiesen jodido a Massa en Singapur, otro gallo cantaría. Reconocemos su victoria, aunque mantengo que a este tío le das un BMW y el mayor rival al que podrá batir será Fisichella en su tortugoso Force India.

La verdad, me habría gustado mil veces que Massa hubiese sido campeón, igual que a la inmensa y brutal mayoría de los españoles. Ahora solo queda asumir las cosas como son y punto. Mis felicitaciones esta vez son para el piloto brasileño, que lo ha dado todo para su afición.




Y el año que viene... Una nueva temporada.


Semper fi.


Ukio.

2 comentarios:

xohana dijo...

Joder hasta en tu fotolog, perdón blog, no callas con el puto subaru, pues jodete yo tengo un civic

Ukio sensei dijo...

Algún día, Mujer...


Algún día...