Breves


miércoles, 29 de octubre de 2008

El peregrinaje (o "Vivir y morir en la capital", versión extendida)

Estimados... vosotros que me leéis (Probablemente mi humor negro ya os ha hecho perder todos los vínculos restantes que os ataban a la especie humana. Es lo que pasa cuando uno se ha criado escuchando cosas como "Paralís", "Die papieren, Juden!!", "My neiben" (o como se escriba) y demás delicias). En fin, que vuelvo a desvariar (como siempre): He aquí el relato.


La situación empezó el domingo por la tarde, camino de Maceda. Nada como encomendarse a los suegros antes de hacer un viaje con la novia. Podría ser por saber como reaccionar en caso de posibles arroutadas de la susodicha, para buscar setas o ir al monte a cualquier otra cosa (que al final no vas), o simplemente porque llevas mucho tiempo sin ir (mis suegros son geniales, pero en maceda no hay rol, y los dos garitos que molaban murieron).

Añadimos aquí un interludio en el que quedé para comer con Teo, uno de los heavys más míticos de Zamora, una ciudad mítica por lo heavy que es (tiene más garitos que Coruña, teniendo la cuarta parte de habitantes de esta). Lástima no haber podido salir de juerga por ahí... Y ya os comentaré los discos que me pasó teo, de My Dying Bride, Tiamat y demases (mola la versión de Tiamat de Sympathy for the Devil, aunque me habría gustado más si llegase a "estallar" en algún momento, en lugar de mantener el ritmo).

¿Que decir? La verdad es que no se hizo nada excesivamente relevante ahí. La cosa ya va a mayores en la segunda etapa: Salamanca. Ahí uno se enfrenta a la vida en una hippy-casa, hablando de geología y okupación, con personas que estudian cosas de las que nunca has oído hablar (¿Mande lo que? ¿"Educador social"?) y que llegado un momento de la conversación, uno pierde los modales y dedica su participación en la conversación a estar fumado jugando a la nintendo DS mientras hace comentarios ocasionales. Incluso tuve mis escarceos con el vegetarianismo (veganismo incluso...), probando la "Paella de la huerta". Genial... De no ser porque cuatro o cinco de las cosas que no soporto están en ella, como la cebolla, el ajo o los pimientos. Aún así, me la comí (toda... menos lo arriba mencionado), en un ejercicio de abstracción en el que me imaginaba que era un animal muerto, con las correspondientes y hermosas caras de consternación horrorizada cuando lo dije en alto. Lo siento, pero soy abogado en ciernes. ¡Necesito ese aporte de depredación a mi dieta! (mmm... Me apetece entrecot).

La noche de Salamanca era más o menos como la recordaba, con el aliciente de conocer gente nueva. Aprovecho para saludar a Caracol, Sofía e Irene, con los que lo pasé de puta madre, y dar gracias a las dos últimas por invitarnos a su casa (¡pero podrías haber traído ramen para todos!). Espero que a Irene no le doliese demasiado tener que madrugar luego. Siento ser tan cafre, pero llevaba cosa de 2 o 3 años sin salir de juerga por ahí.



Tenemos fotos de Loire sin estar arreglada, lo cual fue todo un dolor, ya que no veáis como se ocultaba. Así pues, no las mostraremos por respeto. Todo aquel que quiera verla, que sepa que yo la absoluta mayoría de las veces soy sobornable en cervezas.



Siguiente parada: Madrid. Esta vez he tenido tiempo de conocer la capital de forma un poco más detallada, viendo el Prado (El cuadro de La Rendición de Breda esta genial, y me gustó también la época negra de Goya, con El gran cabrón, Saturno devorando a sus hijos, o el Duelo a garrotazos. Sin embargo, la pintura sigue sin ser lo mío).
También probé el Kentucky Fried Chicken (gracias a Lucas) y me eché unas risas con cafrerías derivadas gracias a Yari. David fue un buen guía, y nos invitó a todos a probar la leche de Brontosario (en un garito que está en Malasaña, el Diplodocus. Con ello quiero recalcar que, a pesar del nombre del combinado, NO ESTÁ EN CHUECA).
Tuve un pequeño round con Lucas (ánimo, chaval... Algún día podrás conmigo... ¡En sueños!), probé los petas perfectísimos de Yari (normalitos, más bien... XDDD) y nos cruzamos con Quique San Francisco.
La juerga acabó en el Excalibur, con gran cansancio (pasarte una hora en un bus te corta el rollo de mala manera. Deberían dejar hacer botellón en ellos), entre litros de Mahou (allí donde fueres, bebe lo que tengan, Sancho), escuchando clásicos y charlado de rol (algún tema en común tienen que tener un trabajador del sector de la informática de 32 años y dos Post-Adolescentes de 18 y 19 para que los hagas hablar).

Me quedó muy buen sabor de boca, y la verdad es que quiero volver. Me jodió no haber podido resucitar para ir a comer con David al día siguiente.

PD: El congreso de los diputados, aunque parezca más grande en la tele de lo que es en realidad, mola igualmente.



En el concierto hay que mencionar dos cosas: Uno de cada 10 madrileños (concretamente el absoluto pijo retrasado que teníamos delante) es subnormal (Mira, maricón. Si lees esto, que sepas que como te vuelva a ver en un concierto diciéndome que no salte en el foso porque lo quieres grabar para verlo en tu casa porque eres un chupapollas demasiado retaco para ver por encima de los demás, y demasiado pijo que se cree guay como para estar en las gradas, te voy a meter la batería por el culo y me voy a quedar tu tarjeta de memoria). Y añadiré que los seguratas de Madrid, en su mayoría, tienen el extra de subnormalidad que les confiere la chulería de creerse guayses aunque sean un calvo de mierda.

Y ahora... EL VERDADERO MOTIVO PARA RECORRER 600 KM...

QUEEN.





(o algo...).

La verdad es que esta vez no voy a ser tan benévolo como fuí en mi crítica anterior de Paul Rodgers. Es muy simple: Su nuevo disco, The Cosmos Rocks es jodidamente deplorable... Es decir, si, hay canciones que molan, pero otras son tan... ¡Dios! Es decir, esa puta música había cambiado mi vida cuando yo tenía 13 años y prácticamente ni siquiera sabía que hacer, salvo jugar a la supernintendo y sacar notazas en asignaturas de ciencias. ¡Ahora no cambiarían nada! Canciones como C-Lebrity son entretenidas pero estúpidas, es decir, ¡ERES EL PUTO BRIAN MAY! ¡NO ME VENGAS CON MIERDAS! ¡SI TU COLEGUITO PAUL RODGERS QUIERE VOLVER A FOLLAR CON QUINCEAÑERAS, QUE SE LO BUSQUE, PERO TU NO DEBERÍAS IR CANTANDO POR AHÍ I WANT TO SEE MY FACE ON TV! ¡TU HAS CREADO HAMMER TO FALL! ¡WHO WANTS TO LIVE FOREVER! ¡PRINCES OF THE UNIVERSE! ¡DIGNIDAD, JODER! ¡DIGNIDAD!
Títulos como "Surf's up... School out". Señores... Tenemos cincuenta y pico años. ¡NI SIQUIERA ROGER TAYLOR PARECE JOVEN YA!

Como montar una batería, por Roger Taylor:

Lección 1: Tu toca un solo de la hostia con lo que tengas y que te vayan trayendo cosas mientras.
Lección 2: Solo de bajo opcional.
Fin del curso.




















Luego viene Brian May, y ... I'm in love with my car! (Mirad toda la parafernalia)



Creo que Paul Rodgers está aprovechándose de eso. Por muy amigos que sean, son Brian May y Roger Taylor, joder. No pueden convertirse en un grupo a la medida del cabrón ese. Creo que sus estilos son incompatibles. A Rodgers le gustan las rockeradas, y no es malo, pero son rockeradas bastante "convencionales". Tocaron "Bad Company" y la verdad es que fue un momento bastante mítico. Incluso me habría gustado escuchar "Feel like making love". Sin embargo, las cosas claras: Paul Rodgers no es un buen cantante para Queen. Tiene un punto de rebeldía, pero no tiene estridencia. No sabe ser operístico y majestuoso, sino que es callejero. No es que sea malo, sino que son estilos incompatibles.
Nuevamente no puedo sino admirar los increíbles cojonazos que hacen falta para intentar llenar el hueco dejado por Freddie Mercury, mas grande que un millón de Wembleys donde se dieron esos conciertos tan míticos. Es simplemente imposible: Un ciudadano de origen Persa, nacido en una colonia británica de África Oriental revolucionó el mundo del Rock & Roll occidental para siempre. Punto. Cualquiera que ose discutir esto, es gilipollas.
El estilo callejero no casa con muchas de las canciones míticas. Cuando Paul Rodgers intenta imprimir su toque personal, lo hace por encima del que Freddie ha dejado, y no logra sino descologar al público y dejarnos con una mueca que dice "nooo... no hagas eso...". Es como si alguien creyese que la Gioconda estaría mejor como un graffiti que como un cuadro al óleo, o intentar hacer la cabalgata de las Walkirias sin una sección de viento metal. No. Lo sentimos mucho, pero no.

Aún así, Brian May y Roger Taylor, como siempre, han sabido dejarme clavado en el sitio, con un genial solo de Brighton Rock que desembocó en Bijou, y con un solo de Batería (a plazos) que nos hizo flipar a todos. El concierto en si fue corto, para ser un grupo con la carrera de Queen, que tienen éxitos suficientes para llenar un día entero.

Brighton Rock. De esta imagen saldrá un relato SI o SI.



Damas y caballeros... Con todos ustedes: DIOS.








Sin embargo, me uno a lo que dicen los fans. Este grupo no es Queen. Si se ponen cualquier otro nombre, aunque hagan canciones al más puro estilo de Rock callejero de Rodgers, yo iría a verlos, palabra de fan. Y si tocan algunas de las míticas en concierto, mejor que mejor. Sin embargo... La leyenda no debería tocarse.

Dos cosas, aún así, son inmutables:

1) Will es un rajao.
2) Semper fi.


Ukio.


8 comentarios:

Noiry dijo...

Parece que ha dado de sí el viajecito, pena que el concierto no estuviese a la altura ·_· Ya lo comenté en su momento, para mí, al menos en calidad y estilo vocal, el más acertado para Queen es George Michael (el "Somebody to love" del Wembley del 92 lo prueba). Pero bueno, si al final te queda un recuerdo grato eso es lo que importa, además pudiste desconectar y reencontrarte con peña y eso siempre mola :3

will-o'-the-wisp dijo...

¡¡Joder, tenía un cumpleaños!!

xDDD

Roberto, Teodrak dijo...

Molesta? El que? Esto?

Valgarv dijo...

Yo ya te lo dije cuando me hablaste del concierto. Eso no es Queen, sin importar quienes sean sus miembros.

KITE dijo...

Y yo muerto de asco y frío en la aldea... ¡Maldita la hora!
Espero que te hayas cambiado los calzones numerosas veces tras Brighton Rock, papa. Y a ver para cuándo nos vemos, que ahora semos vecinos.

Lanselor dijo...

Aunque no sean queen en esencia si lo son y es mejor que guste pero puedas decir "mola, pero..." a que se cagen mil veces sobre lo que era queen.

Parece un bonito viaje. Y eso mola :).

Ukio sensei dijo...

La verdad es que ha sido grandioso. Joder, si ahora, al subir las fotos he vuelto a ver la apertura, con Hammer to Fall, y me acabo de quedar otra vez prendado.

Tenemos a Brian, tenemos a Roger, y Freddie estará siempre ahí.

Definitivamente, son el mejor puto grupo del mundo.

Anónimo dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaisssssssssh pekeño friky menos mal k entre tanto pelomeado de derecho nos encontramos dos con buen gusto musical jajaja k no te hagan popero !!! diana;)