Breves


lunes, 24 de noviembre de 2008

Un año más, veinticuatro de Noviembre.

En estos momentos acaba de callarse la guitarra rugiente de Death on two legs para dar paso a su satírica letra. Esta canción encabeza el que posiblemente será el disco más emblemático del grupo más emblemático del Rock del siglo pasado: Queen. Estaba dedicada a Trident, su discográfica de entonces, y estrenaban nuevo manager: John Reid. Era 1975, y el 31 de ese mismo año vería la luz el single más controvertido del Rock: Bohemian Rhapsody.

Una canción cuyo fracaso estaba más que augurado de antemano, dada su larga duración y su increíble rareza. Sin embargo, lo que empezó siendo un préstamo de Freddie Mercury a su amigo personal, el locutor de radio Kenny Everett, acabó siendo reproducido catorce veces en dos días, antes de que el propio single hubiese salido. Las llamadas bloquearon la centralita de la emisora.


¿Más fechas emblemáticas en la vida de este fenómeno musical? Los días 11 y 12 de Julio de 1986, cuando el Magic Tour llenó las 76.000 personas de Wembley los dos días. De esos días salió el genial disco en directo, Live Magic.

Y la última fecha a comentar, es de la que hoy hace diecisiete años: 24 de Noviembre de 1991. A las 8 de la mañana, una bronconeumonía relacionada con el SIDA acababa con la vida de Freddie Mercury, dejando una vez más huérfano al mundo de la música. Hoy brindaré por el más grande de todos con stolichnaya elit. Creo que algo como Moët & Chandon sería más apropiado, pero las cosas como son.
Freddie no era el homosexual del que hacen bromas gilipollas como el cantante de Nostatic, un grupo local coruñés, que dice que es la única reina que reconoce. Freddie no es Queen, evidentemente. Sus discos en solitario, aunque sigan teniendo la misma calidad vocal, no son tan buenos como los de su grupo, que sigue siendo de lo puto mejor. Yo mismo me volví a caer redondo, viendo la apertura del concierto al que asistí el 25 del mes pasado. ¡No pude evitarlo, fue así! Brian May y Roger Taylor. Punto. Cuando un grupo ha supuesto tanto en tu vida, como ha supuesto este en la mía, escuchando It's a Hard Life cada vez que una tía me decía que no (que hubo muchas), o no pudiendo evitar alzar la voz cada vez que ponía alguno de sus discos, especialmente temas como Don't stop me now, Breakthru, The Miracle o Innuendo.

He visto a Freddie por primera vez en el Live in Budapest, siendo impactado e impresionado por su fuerza y la forma en la que el solo llenó el escenario. Recuerdo como ese Tavadzizel cautivó al público, y como se hizo el silencio en el escenario, para que la gente cantase Love of my life. Esa genial In the lap of the gods... Revisited.

Fue un hombre histriónico y controvertido. A las preguntas sobre su sospechada homosexualidad respondía diciendo "Duermo con hombres, mujeres, gatos... ¡Lo que sea!". Su lema fue "Excess all areas", y lo llevó hasta el final. Sus fiestas son legendarias, con rumores acerca de enanos hermafroditas con bandejas de coca sobre la cabeza, cuyas rayas eran tan largas y anchas como el brazo de tu abuela, tragafuegos, bailarinas, modelos luchando en el barro, servicio de felaciones (por parte de ambos sexos) en los baños... Freddie reventaba los presupuestos diciendo "Déjanos vivir un poco...". Icónico y transgresor, poca gente se espera que tras una superestrella del Rock haya un hombre cuyo verdadero nombre sea Farookh Bulsara, nacido de Bomi y Jer Bulsara en Zanzibar, el 5 de Septiembre de 1946.

Algo sobre lo que he pensado, es que quizás, de todos mis fallecidos ídolos, es aquel que, pese a haber fallecido con 45 años, lo cual es bastante más edad que los 28 de Hendrix o Morrison, o los 28 de Darrell, Freddie si estaba en todo lo alto. Mientras que Morrison estaba hecho mierda por su reputación, y acabado el verano del amor, se había ido a París a vivir como poeta, donde apareció muerto en su bañera, o Hendrix ya había caído en desgracia ante un público que quería una y otra vez Voodoo Child o Purple Haze, limitando su brutal creatividad y necesidad de innovación, Freddie acababa de sacar el genial Innuendo, que hace que cada vez que suene The Show Must Go On en directo, nos preguntemos cuan genial habría sido con Freddie vivo para cantarla, o con esa emblemática despedida en su última imagen vivo: El mítico "I still love you" del video These are the days of our lives (canción que detesto únicamente por la frase "Better sit back and go with the flow": Mejor sentarse y dejarse llevar por la corriente. Freddie nunca hizo eso. Freddie siempre hizo su puta propia corriente. Nunca hicieron música como se esperaba de la moda (salvo Hot Space, un intento de hacer música disco cuando esta ya había muerto, que acabó siendo con mucho su peor disco, con la sacrosanta excepción de Under Preassure. Aún así le encuentras intentos del Rock que tanto los caracteriza en canciones como Put out the fire, o Action this day).

Diecisiete años huérfanos, aproximadamente dos tercios de mi vida. Creo que es mi maldición no descubrir a los músicos que me impresionarán sino de forma póstuma: Freddie, Morrison, Hendrix, Joplin, Darrell...

Mucha gente dirá que era un drogadicto, y un vividor. Que sus días fueron autodestructivos, y que así acabó, por montar orgías cuando apareció el SIDA que acabó con su vida, siendo una enfermedad que más parecía una maldición o una plaga medieval, aún hoy en día sin cura posible. Yo no lo veo así, sino que más bien, todo lo contrario: Freddie siempre fue vital. Siempre le sacó a la vida todo lo que pudo y más, haciendo que cada momento fuese memorable, y su vida, aunque breve, fue todo lo memorable que una vida pudo ser, llegando a lo más hondo de infinidad de personas en todo el mundo, y de más que llegará.


Hoy se cumplen diecisiete años desde que mi grupo favorito fue herido de muerte, que aún agonizará durante un tiempo, con el homenaje a Freddie del 20 de Abril de 1992, y el disco Made in Heaven, de 1993, el primero que tuve de Queen en toda mi vida.


Este hombre, que bailó con el Royal Ballet de Londres, cantó con Montserrat Caballé, aceptó una carrera en Harleys contra Rob Halford cuando este lo desafió, si accedía a bailar Ballet, lidera el único grupo de Rock occidental que tiene permitido que sus discos se distribuyan en Irán (aún nacido en Zanzibar y criado en la India, sus padres son de ascendencia Persa). Hace un año fue elegido "Rey" del Rock mundial. Por encima de Elvis. Rey. Y no reina.

Así pues, brindo por tí, Freddie, por el dios que has sido.



Y por tí, Farookh, la persona tras el mito.




Mientras suena Bohemian Rhapsody (ha estado sonando el A Night at the Opera sin parar mientras escribía esto), también he de dedicar otro brindis por otro de los músicos que ayudaron a hacer del Rock un Mito, fallecido también un día como hoy, diecisiete años atrás: Paul Charles Caravello, más conocido como Eric Carr, "The fox", batería que sustituyó a Peter Criss en Kiss en 1980 cuando largaron a Criss por sus muchos problemas con las drogas. Trabajaba limpiando hornos, había estado en varios grupos de versiones y no contaba con entrar en el grupo cuando fue a la audición, por lo que pidió autógrafos a Stanley, Frehley y Simmons. Lo que lo llevó a la tumba fue un cancer de corazón. Cuando parecía mejorar, sufrió una aneurisma y una hemorragia cerebral que lo remataron.



Esta canción le fue dedicada: Carr Jam




Mientras los últimos compases de Bohemian suenan, os dejo con dos de los videos más emblemáticos de Freddie.





Nothing really matters...
Anyone can see?
Nothing really matters...
Nothing really matters... to me.
Anyway the wind blows.

Semper fi, Eric.

Semper fi, Freddie.

Semper fi, gente. Brindo por todos vosotros.

Ukio.

4 comentarios:

Noiry dijo...

Es curioso, nunca recuerdo esta fecha, pero lo primero que he puesto en el winamp esta mañana ha sido Queen, el disco que más ha marcado mi infancia: A Kind of Magic, pena que el tocadiscos esté roto o lo escucharía en vinilo.
La verdad es que Queen te guste mucho o poco, hay que haberse criado en una cueva para no conocer sus canciones, aunque no sepas el nombre ni de quién son, las tienes en la mente.

Creo que mi preferida es "The show must go on", por su dramatismo.

Como dirían los ingleses: God save the Queen.

Gen.Harris dijo...

Qué época aquella en la que todavía se hacía música de verdad. Un entrañable recuerdo y homenaje a algunas de las personas que lo hacían posible, especialmente a Freddie Mercury.

Altheniar dijo...

Mensaje en blanco (Como es ya tradición)

Bendekar dijo...

Curiosamente también el 24 de noviembre es cuando murió Noriyuki "Pat" Morita, actor que interpretó al maestro Miyagi en karate kid.

Lo que me sorprende es que toda la gente que conozco que ha escuchado Queen le ha gustado. Incluso los jarcoretas (lo pongo mal a propósito)admiten lo buenos que fueron.

Yo hoy actualicé mi fotohoo en honor al maestro miyagi, y te menciono, a Freddie le dedico una pequeña esquinita.

Te dejo la dirección por si quieres verla:
http://www.fotohoo.com/snotling/147662