Breves


viernes, 4 de marzo de 2011

Una buena forma de definir el capitalismo

Antes de nada, echadle un ojo a esta noticia.


¿Qué son los 40 criminales? Una fábrica de mierda que se alimenta de sí misma. Jaume Baró declara que el pop español no le gusta, pero que tiene claro que lo pone masivamente, creando y elevando nuevos grupos que, como dice él, viven de música de hace 15 años (o más), no innovan, no pelean, no crean y no aportan nada. Sin embargo, él quiere que se escuchen. Sabe que la gente los sigue porque los emite su cadena y su cadena lo emite porque la gente los sigue. El resultado no es otro que la continuación eterna en un ourobouros continuo que da como resultado, más mierda de música.

¿Y por qué hace esto Jaume Baró? ¿Se siente realizado escuchando estas mierdas? No. Como dice claramente, coge a todos esos oyentes y va diciendo "mira, tengo esto. ¿Quieres publicidad? Vale tanto". Y Baró hace dinero. Es una forma vil y mercenaria de hacer dinero igual que tantos otros, con el problema de que la víctima aquí es la propia cultura. Baró dice que le jode, pero bueno. Él llegará al pisazo, se descalzará, pondrá algo de Thelonious Monk, o de Artic Monkeys o de Raphael en su macroreproductor de música, de potencia y calidad equivalente a tener a la orquesta sinfónica de Moscú tocando en tu salón, y se olvidará del duro día contando billetes.

Lo que realmente me molesta es que este tipejo tenga los huevos de quejarse de su propia mierda. Ni siquiera es capaz de dedicar un espacio a grupos nuevos, a no ser que estén fichados para hacer el anuncio de Pepsi de turno (equivalente al corredor de la muerte. ¿Alguien recuerda esos grupos que hicieron hace años anuncios para Pepsi? ¿Undrop? ¿La rabia del milenio? ¿Ese de las tías de "nosotras no hacemos ruido, hacemos música"?).

Si de algo me congratulo en esta entrada, es de acordarme de usar el simil del Ourobouros.




En la antigua Roma representaba a la codicia: La serpiente que se devora a sí misma, con una voracidad infinita.

En cuanto a cagalera cuarenta, los tiempos que corren nos dan la mejor solución: Internet is for music.

Semper fi.


Ukio

7 comentarios:

Skeith dijo...

Dentro de un añito terminamos todos escuchando "Radio María"... Cómo nos pudimos reír, viniendo de Burgos, cuando al mover el dial salió su musiquilla y luego algún pseudocura hablando. Evidentemente, cambiamos acto seguido a un CD de Mago de Oz oportunamente descubierto xD.

Ukio sensei dijo...

Radio maría... Mago de oz... Creo que prefiero el ruido del motor, gracias.

Santiago dijo...

Según lo que entiendo eso es propio no del capitalismo sino de su extraño hermano el que existe en la realidad, el Mercantilismo.

En fin, la maquilación de canciones es algo que tenemos que aceptar como parte de nuestra cultura actual, sin embargo, me es siempre difícil encontrar personas que les apacione este tipo de música por más de un verano a la vez

Anónimo dijo...

PARTE 1

Pues me parece un correcto ejemplo de cómo funciona el capitalismo.

La mayor parte de la gente no tiene realmente criterio musical. Por lo tanto, la música "ligera" es lo que más se emite en muchas emisoras.

Y no creáis que es porque "se la meten por los oídos"!, no. A la mayoría de la gente la música mínimamente compleja directamente le aburre. Por eso esas emisoras emiten música facilona y ligera, porque lo que les interesa es que la gente sintonice su dial, y de ese modo cobrar más sus anuncios.

Y eso mismo es lo que pasa con TODO. Incluso con la tecnología! Los prodductos Apple tienen muchísimo éxito porque dan a la masa lo que quieren. La masa no está interesada en poseer un aparato potente, ligero, con muchas prestaciónes, periféricos y formas de uso. Quieren un aparato bonito, fácil de usar y que cumplan unas pocas funciones básicas. Y reconocimiento de marca. Eso es algo que, aunque nos cueste admitirlo, a todos nos afecta en cierta medida.

Yo mismo entono un mea culpa, para que veáis que nadie está libre de esto:
Si por ejemplo mañana me diese por comprarme un cuchillo tipo Bowie, y en la armería viese uno de la casa Muela y otro de una casa que desconozco, pero 10 pavos más barato, mi primera reacción sería quedarme con el Muela; que es una marca que reconozco y que produce filos de buena calidad. Si luego el de la tienda me muestra el otro, y resulta que es de una aleación de Molibdeno y Vanadio (por ejemplo) y tiene unas prestaciones iguales o superiores al Muela (mejor afilado, empuñadura más cómoda, equilibrio del peso más adecuado para lo que lo vaya a usar...), pues me quedaré con el otro, evidentemente. Pero mi primera reacción antes de informarme habría sido quedarme con lo que reconozco de antemano como algo "bueno".

La clave de esto es "antes de informarme". Y es que yo (y por supuesto Ukio, y supongo que el resto de lectores también), procuro informarme antes de tomar una decisión. Pero la mayor parte de la gente NO. A la masa no le gusta esforzarse lo más mínimo en buscar información, prefiere que se lo den todo hecho. La gente llana no tiene inquietudes y, en consecuencia, está desinformada.

Hilvanando esta última frase con el tema de la música, puedo decir sin equivocarme que la mayor parte de la gente que dice que no le gusta el metal no ha escuchado más de una o dos canciones. Y es que, aunque nos parezca mentira, hay muchísima gente que cree que los "heavies" son peña que se viste al estilo Whitesnake y les molan cosas como "Metallica". Es más, les pones una balada de Helloween o Manowar, y no reconocen el género... Puede que luego sigan sin apreciar el género, pero al menos sabrán que cuando decían "El heavy es ruido" estaban diciendo una chorrada. Aunque podrán decir "A mi el heavy me parece una mierda", pero al menos con cierta razón.

Siguiendo el hilo de que la mayor parte de la gente no se molesta en juzgar los estilos musicales más allá de un par de canciones... Las cadenas de música tipo "40" serían algo así como un punto neutro. Incluso nosotros, aguerridos amantes de la música, preferimos antes "los 40" que alguna otra cadena en la que sólo pongan regaytón, chirigotas, hip hop, o el que sea nuestro estilo más odiado. (Vale, ya lo sé, nosotros preferimos apagar la puta radio, y de hecho es lo que hacemos, pero era por poner un ejemplo.)

Y ahí es donde se ve el éxito de la estrategia de los "40". No se trata de que la gente ADORE la música que pinchas; la gente que adora un estilo determinado, escucha una emisora dedicada a ese estilo. Se trata de llegar al número MAXIMO posible de personas, y para ello lo que hacen es ir alternando entre los estilos que menos detractores tienen y los que más adeptos poseen. No a todos los oyentes de los 40 les gusta TODO lo que ponen, pero lo siguen sintonizando porque de vez en cuando ponen música que les ENCANTA y el resto del tiempo música que simplemente no les desagrada...

Anónimo dijo...

PARTE 2


... De qué cojones estaba hablando?
Ya se me ha ido la olla. Pero acabo de ver esta frase, que me ha recordado.

>>>me es siempre difícil encontrar personas que les apacione este tipo de música por más de un verano a la vez

No sólo eso. A mí me entra una mezcla de ataque de risa y furia homicida cuando escucho a alguien decir soplapolleces del tipo "Esa canción es vieja! Es del año pasado!" y no es ningún ejemplo, lo he oído así tal cual, y también comentarios similares... Casi siempre dichos por mujeres, por supuesto, esos seres incapaces de cerrar la boca para no vomitar un torrente de mierda e incultura cada vez que pueden.

Este último chiste seguro que ya te da una pista de quién soy.

Y si no, soy Nico. Se acabó el suspense. XD

Ukio sensei dijo...

Eres mi anónimo más fiel, así que rara vez hay confusiones.

Sin embargo, y esto lo digo como músico, realmente es frustrante. Uno se inspira en las canciones que cambian el mundo: Escucha a Led Zeppelin, a Clapton, a Hendrix, nombres que resuenan en tu interior cuando los oyes por tu primera vez, como si ya conocieses el riff de The Sunshine of your Love desde antes de haber nacido.

Y sin embargo, estos seres usan la música como un objeto de consumo, rápido, breve, y objetivable. Y lo peor de todo es el método del "atracón". Ahora mismo está sonando la mierda de canción de turno, ponle... La de 16 años de Dani Martín, que ahora se oye sin parar (solo por citar lo bonito que es oír hablar de llorar a un ex Frente Atlético). Ahora pones 24 horas una cadena de consumo masivo, del palo de 40, cadena 100, europa fm, o lo que sea, y la oirás decenas de veces a lo largo del día. Esa cifra irá reduciéndose a medida que lleguen nuevas candidatas y esta vaya cansando y sus ventas bajen. Finalmente acabará por casi desaparecer, con algo de presencia ocasional como algún tipo de relleno.

No sé de nadie que toque música para tener la sensación de trabajar en una cadena de montaje. Sin embargo, si llegas a publicar por la vía que publican estos, ya sabes lo que te toca. Al menos siempre podrás tocarlas en un concierto y la gente gritará admirada, y saldrá diciendo "buah, tía, no me puedo creer que tocase esa!!"

Al menos, en ese pequeño aspecto, la música sigue siendo música.

Paul Allen dijo...

Para frecuencia de mierda hablemos de Kiss FM, el disco rayado nacional. Me cago en la puta...

Por cierto, si os pasáis por Santiago un martes de siete a nueve y sintonizáis la 107.9 (y los astros os son propicios) podréis escuchar Xoubas, ¡el programa de variedades y humor más cutre, funky, punky, rockero, bluesero, hip-hopero, metalero y viejuno de radio AKalimera! Será del palo y se oirá mal, ¿pero las risas que te echas?
¡XOUBAS!
>¡Pensamos hacer un blog! ¡Jarl!