Breves


viernes, 9 de enero de 2009

Sionazis.

Hoy por hoy, como desde hace ya unos cuantos años hasta esta parte, el pueblo hebreo nos ha insistido en lo que hizo en Alemania durante el tercer reich: Ser diezmado, maltratado, torturado, saqueado... Y aprender. Y joder como aprenden los judíos.

El antisemitismo que llevó a ello viene de que aprovecharon la crisis del periodo de entreguerras apoyándose unos a otros para que pudiesen hacer price bumping (creo que este era el término que Mordor me había dicho): Consiste en bajar los precios hasta que los competidores no puedan seguirte y acaben eliminados. No todo el mundo puede hacer esto, pero los judíos si, ya que cuando uno tiraba los precios, sus amigos y familiares cuidaban de que no muriese de hambre. Una vez echaron al resto de comerciantes y se hicieron con el control del mercado, subieron los precios durante la recesión alemana. Cuando un tipo bajito, carismático y conocido, entre otros rasgos por su característico bigotillo (no, no hablo de Charlot) se subió a un estrado, tenía ante él una masa de gente entre la que eran pocos los que no habían perdido a algún pariente a causa de la hambruna.

Medidas desproporcionadas que llevan a otros a medidas desproporcionadas: Ojo por ojo, y al final, todos ciegos (y muchos de ellos muertos).

Hoy los judíos están en el bando ganador. Tienen las armas, el dinero, el poder y la falta absoluta de escrupulos, necesaria para tales matanzas. Sus ataques van a por todo aquello que esté en territorio Palestino (a este paso, territorio pre-Israelí). Sus armas son precisas y mortíferas, han creado uno de los estilos de lucha más brutales de hoy en día: El Crav Magá, y su servicio secreto es conocido por su estilo expeditivo. ¿Que vamos a decir de su ejército, cuando hemos visto a sus tanques destruír escuelas y a sus misiles y bombas caer sobre civiles?

Nadie nace siendo enemigo tuyo, sino que alguien lo convierte en tu enemigo. En la absoluta mayoría de los casos, lo conviertes tú mismo. El filósofo André Glucksmann habla de la necesidad de defender Israel de Siria e Iran, que apoyarán a Palestina y le harán que Israel pierda su superioridad armamentística y tecnológica. El pueblo judío está sembrando odio, y regándolo con sangre de no combatientes. No hace distinciones, sino que mata y punto. Personalmente, a estas alturas, no entiendo como grupos como Al Quaeda consideran enemigos más urgentes a EEUU (aunque los lobbys judíos van a ganar presencia ahora que los demócratas mandan) y a España (¿Al-Ándalus? ¡Al-Ándalus nunca fue vuestra, salvo por ocupación! ¡Jerusalén si!).
Glucksmann acusa a quienes creen desproporcionados los medios de exterminio usados por Israel, y pregunta cuales no lo serían. Yo digo: No disparar a civiles. No destruír escuelas. No destruír sin más. Matar civiles no es defenderse. Destruír escuelas, casas y modos de vida pacífica no es defenderse. Y todos lo vimos: No ha sido accidental. No eran escuelas de bombarderos suicidas, sino escuelas infantiles gestionadas por la Onu.

Hace varios años vi un video de unos dibujos animados palestinos en los que el ejército israelí mataba a la familia de un niño campesino palestino. Este se unía a la resistencia, rezaba a Alá y en una emboscada a los militares judíos en la que cerraban ambos lados de un desfiladero, el niño se ponía un cinturón con granadas, teniendo un cable que pasaba por las anillas de todas y saltaba llorando mientras tiraba del cable, sobre el camión que transportaba al oficial judío que había ordenado la matanza de sus padres. ¿Como cojones hemos podido llegar a esto? ¿Que mensaje es este para los niños? El señor Glucksmann dirá que les enseñan a odiar a Israel, y la verdad es que si, pero les enseñan también que Israel ha venido a matar a sus familias, y vosotros no hacéis sino darles la razón.


Hamás, el gobierno palestino, ¿es un grupo terrorista? Lo fue. Son unos hijos de puta que acaparan las ayudas humanitarias y en lugar de entregarlas a su pueblo, se las venden. Son unos hijos de puta, contrarios a vosotros, enemigos acérrimos y extremistas islámicos. Muy cierto. Sin embargo, resulta evidente una cosa muy clara: Cuando la gente del medio, la que quiere vivir su vida sin que le molesten, tener una familia, prosperar, vivir bien y sin problemas ve que Israel vuela sus casas, mata a sus familias y destruye sus vidas, se convierten en vuestros enemigos, y en agentes que Hamas puede utilizar.

Un enemigo no nace siento tu enemigo, como ya dije: Tú lo creas.


Acabaréis por hacer de Hitler un santo a vuestro lado. Me gustaría pensar que estáis a tiempo de impedirlo, pero personalmente, lo veo muy difícil.


Semper fi.


Ukio


Actualizamos para añadir dos cosas:

1) El recuento de bajas de esta última judiada es de más de 750, de las cuales, el 42% son mujeres y niños. Unos 300 así a ojo.

2) Hijos de la grandísima puta.

4 comentarios:

Bendekar dijo...

Y pensar que tengo antepasados judíos...
¿como puede ser que yo nunca haga tan buenos negocios?

Noiry dijo...

A veces me cuesta relacionar Israel como el país que fundaron los supervivientes del holocausto, uno tiende a pensar que quien ha sufrido no hace sufrir a los demás pero... parece que el mundo y la gente nos decepciona.4
Aigh...

Enialis dijo...

Cuanta razón Ukio, cuanta razón...

Valent Garves dijo...

Yo tambien tengo ancestros judios...
¿Porque no soy tan cabrón e hijoputa como ellos cuando es me vendria bien?


Al final y al paso que van, lo unico que conseguiran será que Israel sea borrado del mapa por mucha tecnologia y medios que tenga.

Por cierto el Krag Maga mola.