Breves


lunes, 26 de enero de 2009

A-con-fe-sio-nal

A ver si por sílabas lo pillan: No haber ventajas para religión alguna en país llamado España.

¿Y a que viene esto? A los autobuses ateos. Las asociaciones ateas, en su derecho otorgado por:

A) La libertad de expresión
B) Haber pagado esos anuncios

Así que, si quieren que digan en los buses que dios no existe, pues adelante. Como personas adultas y maduras ejercemos nuestro derecho a decidir si creemos o no en una religión, otra o ninguna. Sin embargo, la conferencia episcopal ya se ha pronunciado al respecto, y ¿que ha dicho? ¡Libertad de expresión tutelada!

Tutela, amigos míos, es el régimen de protección especial que la ley concede a los incapaces, sea por minoría de edad o deficiencia física o psíquica que les impide hacer valer sus deseos y derechos de forma plena. ¿Lo entendéis? Si, seguro... Por que a diferencia de lo que estos bastardos creen con su "libertad de expresión tutelada", no somos subnormales. Podemos decidir por nosotros. Un padre católico mínimamente inteligente puede decir a sus hijos "Mira nene, hay unos señores que son ateos y deciden no creer en Dios. Nosotros creemos que irán al infierno por ello, y es una pena, pero Dios deja libre albedrío y ellos deciden". Luego tendrá que explicar al nene que es el libre albedrío, pero eso tampoco es ningún trauma.

¡Pero no! Rouco Siffreddi decide humildemente proponer censura, pidiéndola amablemente ya que por la fuerza ya no puede imponerla. Yo digo que se joda, y que a ver si los que pagaron los buses sacan camisetas. El haber elegido la palabra "tutela" le da ese toque insultante que remata la jugada.

Asi que, es tan simple como eso: Los buses no son ningún insulto a los creyentes. Son un mensaje a cualquiera que esté interesado, y tenga un interés legítimo e importante (no como el interés de la iglesia, que recibe un euro al año por cada persona bautizada, lo cual, en un país de cuarenta millones de habitantes implica unos... ¿30 millones de euros al año? Cortesía del estado, claro...). Creo que si los médicos dicen que la carne roja es mala para el corazón, los carniceros deberán asumirlo y joderse, y si los ateos dicen que ellos opinan que dios no existe (y hasta tengan el detalle de decir que eso "probablemente" sea así), los curas deberían joderse.

PD: ¿Sabíais que hay un nuevo escándalo de pedofilia en la iglesia? En Verona. Me da que lo que había que tutelar era la castración quimica como medio de asegurar el voto de castidad. ¡Bromuro en el vino de misa!


Semper fi.


Ukio

4 comentarios:

Altheniar dijo...

Bueno, si hay, desde hace mucho, anuncios que AFIRMAN que Cristo murió por nuestros pecados, no se que hay de malo en proponer una posibilidad.

En fin, a lo mejor la tutela les hace más falta a ellos. Bueno, no, que es el chaval que los proboca para que pequen. Que malvado el niño, tan joven y calentándole la cebolleta al cura...

Noiry dijo...

Joder, si me acuerdo yo de unas vallas publicitarias con versículos de la biblia: "De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma", siempre me ha gustado esa (castlefriki que soy, que la recitaba Dracula en el symphony XD)
Pero sí, si los ateos ponen perres de su bolsillo pa hacerse publicidad la iglesia no tiene porque decir ni mú, aunque seamos en teoría aconfesionales ya no estamos en la edad media y la gente tiene derecho a elegir su fé, aunque sea en el monstruo espagueti volador.

Libertad tutelada, nos ha jodido!

Valent Garves dijo...

Libertad tutelada? Pero como se puede consentir esas apologias parafascistas a la Iglesia?

Panda de hipocritas, se dan por el culo entre ellos cuando no abusan de niños y aun quieren darnos lecciones.

Anda e que vaian a raña-la cona por ehi, oh.

Un pico y una pala les daba yo y los ponia a desenterrar a todos los muertos en lo que ellos llamaron "cruzada"

Yo, alma condenada dijo...

No serviría de nada lo del bromuro, está demostrado que si quieren vioplar violan, y si no veamos el caso del hombre que se sometió voluntariamente a la castración química y lo primero que hizo al salir de prisión fue violar a una niña con un palo de madera.

Yo voto por darlesa ellos una "libertad tutelada" según la cual cada cura tenga un vigilante jurado que se asegure de que no toca a nadie (y quien vigila a los vigilantes? Pues ellos mismos por la cuenta que les trae, que como fallasne y se supiese, les faltaría mundo para correr...).

Y en cuanto a lo de los buses, quien paga, pega cartel. Y el resto es querer imponerse por la fuerza del victimismo. Si yo tengo que sioporar todos esos anuncios e imágenes religiosas públicas sin chistar, ellos tendrán que tragarse los autobuses ateos sin decir ni mu.