Breves


miércoles, 30 de septiembre de 2009

Nunca es tarde, si hablamos de un genio

Y en este caso lo hacemos. El pasado 18 de Septiembre se cumplió el trigésimo noveno aniversario de la muerte del mejor guitarrista que el mundo ha visto. Alguien dotado con un talento increíble, pero que también demostró una técnica bastante poco refinada, típica de un guitarrista autodidacta. Hablo de James Marshal Hendrix, Jimi Hendrix, para los que saben a que se le puede llamar Rock.



Es un músico que ha dejado grandes discos, pero creo que no es eso precisamente lo mejor de él, ya que esa música no deja de estar enlatada, y un poco muerta. Lo mejor son, sin duda, los directos y las grabaciones no lanzadas al mercado. Versiones instrumentales, con puntos de improvisación y genialidades por doquier, hasta el extremo de que si uno cierra los ojos mientras escucha, puede sentir como el universo cobra forma a su alrededor. Como esas notas poco a poco van ocupando un lugar físico en el espacio, y como un himno puede de verdad expresar los sentimientos de una nación. Como las notas de Little Wing pueden adquirir solidez y presencia física a medida que la canción se desarrolla a tu alrededor, envolviéndote.



Y eso sin hablar de su increíble potencia en directo, electrificante y caótica, hasta el punto de que aún conociéndote las canciones, te llevas una nueva sorpresa cada vez.

Finalmente, un dieciocho de Septiembre en 1970, una intoxicación etílica se llevó a este genial músico, frustrado por un público que quería escuchar una y otra vez Purple Haze, a medida que un universo hippie, con su paz y amor se derrumbaba a su alrededor. Un mundo al que él nunca había querido pertenecer, y que ahora lo arrastraba en su agonía.
Mucha música murió ese día, con la vida de Jimi, pero no murió su historia, ya que sigue siendo una increíble influencia para nuevas generaciones que pueden escuchar en media hora cuatro versiones distintas de Voodoo Child e impresionarse igualmente ante cada una, como un niño que acabase de descubrir la música por primera vez en su vida.

Semper fi, Jimi, hijo del vudú.


Ukio.

8 comentarios:

Mephisto dijo...

Merecido homenaje a tal genio de la guitarra, y muy cierto lo de Purple Haze, debe ser muy frustrante componer tal cantidad de temas geniales y que la multitud solo se quede con uno.

Dep, Jimy.

Yasú dijo...

Esto me recuerda a una frase que leí en un libro de Piscópatas del mástil (si mal no recuerdo).

"Yo siempre utilizaba reverb y compresión para grabar, confiando en el sonido que tenía, y sabiendo que no se podía cambiar si no acabas dedicando meses a editar con Pro Tools. !Venga tíos, esto es rock & roll! La razón por la cual Zeppelin, Hendrix y los Stones sonaban tan maravillosos es porque había mierda en sus grabaciones; había ruidos, suciedad y errores. Hay que admitir que estamos hablando de grandes músicos, pero aún hoy escuchad esos discos, los tempos varían sustancialmente en un mismo tema, hay errores en todas las partes, y lo mejor de todo es que conseguían que sus errores fueran venerados." ~ Eddie Kramer

Dejando de lado que el tal Eddie Kramer es el puto amo, tiene toda la razón del mundo. SOnido distintivo porque no limpiaba toda la mierda y lo sacaba, sino que directamente podías escuchar errores y acordes mal puestos. Es como compara el Burguer King con que te hagan un bocata delante de tu cara.

En fin, grande Little Wing, hacía tiempo que no la escuchaba.

Ukio sensei dijo...

Estooo... Eddie Kramer? Quien es Eddie Kramer? Marchando una de Wiki...

Yasú dijo...

No sé si habrás hecho uso de la ironía o de verdad no sabes quién es (imagino que lo primero), pero dejaré un par de links interesantes para todo aquel que no tenga ni pajolera idea de quién es uno de los mejores productores de la historia del rock (Kiss, Led Zeppelin, Hendrix, Stones, etc).

http://www.themetalcircus.com/entrevista.php?id=86

http://www.kramerarchives.com/

Poseso.

Ukio sensei dijo...

Pues no, no era con ironía. Reconozco con mi ignorancia. Conozco a varios productores, algunos por sus excentricidades, como Brian Jones, Phil Spector o el rasta que echaba humo de marihuana a la maquinaria al grabar a Bob Marley para que fuese positivo, pero a Kramer no lo conocía.

Yasú dijo...

Bueno, nunca es tarde, si hablamos de un buen productor. XD

[...] "o el rasta que echaba humo de marihuana a la maquinaria al grabar a Bob Marley para que fuese positivo"

Menudo cabestro. ._.

Ukio sensei dijo...

Si, leí un especial sobre productores majaras. Phil Spector, por ejemplo, encañonó con una pistola creo que a Mick Jagger, en la grabación de nosequé canción famosérrima, y Brian Jones, cantante de los Beach Boys, en plena caída creativa, se hizo traer un cajón lleno de arena de la playa de Malibú en el que cupiese su piano para componer dentro de él.
En cuanto vuelva a encontrar la revista, te cuento más.

Yasú dijo...

Hombre, sería interesante que crearas una entrada sobre productores excentricos/tarados/enfermos mentales basandote en ese libro, seguro que daría para flipar porque según veo hay cada uno del cagarse. XD