Breves


sábado, 12 de diciembre de 2009

Nuevo premio Darwin


No es oficial, pero yo lo propondría. El jóven y prometedor químico Vladimir Likhonos, de 25 años de edad ha tenido una muerte digna de mención y de película gore.

Nuestro amigo era un gran aficionado al chicle, y como ya dije, estudiante de química en el Instituto Politécnico de Kiev, en Ucrania.
Vladimir tenía la sana costumbre de mezclar ácido cítrico con el chicle para mejorar su sabor y que este durase más, hasta el triste día en que metió la gamba y confundió el ácido cítrico con un polvo explosivo. Cuando la portavoz policial lo encontró, estaba ya muerta y su mandíbula estaba prácticamente destrozada.

¿Es gracioso? Pues la verdad es que algo sí, por no hablar de que es digno de verse. No es pegarle martillazos a una granada vieja, pero creo que Vladimir bien merece el premio. Descansa en paz, Vladimir. Al menos, ha sido gracioso.

Semper fi.


Ukio

3 comentarios:

Valent dijo...

En doz palabraz:

Im-prezionante

Yo, alma condenada dijo...

En tres palabras:

Que-me-lol!!!!

Joer, ya hay que ser aficcionado y seguro de si mismo para no fijarte en algo que te vas a llevar a la boca...

guardia otero dijo...

Dios,pero que grande xD


Respecto a lo otro que me comentaste,temblando estoy,pero ya oyera algo,de hecho hay una manifestación de militares (a la que van enmascarados por razones obvias)en contra de eso.