Breves


jueves, 11 de septiembre de 2008

Irse de pie.

Es algo que siempre respetaré: Morir con decencia, en lugar de aferrarse a un par de días más en una fría sala de hospital. Esa ha sido la decisión tomada por uno de mis actores más respetados el pasado mes de Agosto.

No es común que yo escriba tan asiduamente en este blog, pero la situación extraordinaria lo merece. Paul Newman tiene un cancer terminal de pulmón. El gran jugador de billar, Fast Eddie Felson, el anciano mafioso de Camino hacia la perdición... El único Oscar que recibió nunca hue honorario, referido a toda su carrera, en el año 85.



También fue piloto de carreras, y donó hace poco a un amigo suyo su Ferrari de competición, con el número 82. Fue segundo en Le mans en el 79, con un Porsche 935, y fue uno de los competidores más lóngevos en activo. Todo esto pese a ser daltónico.

Es un año muy malo, este 2008: Han muerto Roy Scheider, Charlton Heston, Heath Ledger... Y ahora Paul Newman.

Lo admiro, joder. Es de los putos mejores actores que se han visto nunca, y su vida ha sido plena, digna de lo que yo querría para mi mismo. Con 83 recién cumplidos, este actor espera a que un cáncer de pulmón (ha sido fumador toda la vida) acabe con él.


Hasta siempre, Paul. El mundo no será el mismo.


Semper fi.

Ukio.

2 comentarios:

Noiry dijo...

Al menos Paul Newman ha tenido una vida larga y satisfactoria, otros, como Ledger, aún estaban en el principio.
Lo bueno de ser artista (en cualquiera de sus formas) es que siempre se te podrá recordar por el trabajo que has hecho, y de Newman tenemos muchos recuerdos. Yo recuerdo lo que me traumatizó de pequeña la escena de aquella peli en la que se comía 50 huevos duros ·___·

Mejor morir en tu casa, rodeado de tu gente que en un frío hospital conectado a una máquina "__"

Ukio sensei dijo...

Yo si me tengo que quedar con una escena de sus pelis, me quedo con aquella en la que le rompen los pulgares en "El Buscavidas", o cuando Forest Withaker lo estafa en su secuela "El color del dinero".


Lo que me extraña es no haberlo visto en más pelis de coches.