Breves


domingo, 30 de octubre de 2011

Disco de la semana: A Night at the Opera - Queen

Un nuevo concepto para dar vida a la cosa esta: El Disco de la Semana.

Asumiendo que vivimos en un mundo de fácil acceso a la música (packs de dos discos en la fnac por 5€... ¿Que creíais? ¿Que iba a hablar de Taringa o the Pirate Bay? Pues sí, mira, aquí cada uno se abastece como puede), vamos a ir recomendando discos a gente de gustos más o menos heavies. Al fin y al cabo, teniendo 5000 canciones en el itunes (ODIO EL ITUUUNEEEES!!! pero lo necesito para meter música en el ipod touch. ¿Alguien se apunta a profanar con zarigüeyas rabiosas el cadáver de Steve piJobs?), es triste no saber de que hablar en un blog donde también hablas de música.

Así que empezaremos como se debe: Rindiendo tributo a la Reina. Hoy el disco de la semana es...



A NIGHT AT THE OPERA
QUEEN



Lista de temas:

1: Death on two legs (dedicated to...) - Mercury
2: Lazing on a Sunday afternoon - Mercury
3: I'm in love with my car - Taylor
4: You're my best friend - Deacon
5: 39' - May
6: Sweet Lady - May
7: Seaside Rendezvous - Mercury
8: The Prophet's song - May
9: Love of my life - Mercury
10: Good company - May
11: Bohemian Rhapsody - Mercury
12: God save the queen - May

Un gran disco, sin duda. Uno de los indispensables en la historia del rock y una posesión obligada para todo fan de la Reina. Si hay pelas y ganas de tenerlo original a lo mejor podéis conseguir la edición del 25 aniversario, sin duda todo un lujazo.

Musicalmente refleja la época glam de Queen, tanto cuando son buenos (Lazing on a Sunday afternoon, Good Company, Seaside Rendezvous), cuando son malos (Death on two legs) o cuando son geniales (Bohemian Rhapsody), con esos toques de rock duro que siempre marcaron a May y Taylor, visibles en Sweet Lady y en I'm in love with my car respectivamente.
Deacon aporta su pequeño grano de arena con You're my best friend, canción que pese a no ser de mis favoritas ni de lejos, logró abrirse paso hasta el primer disco de grandes éxitos editado por la banda.

¿Por qué recomendar este disco?

1) Bohemian Rhapsody. Es una canción insuperable a todas luces y ante cualquier público. Una obra de puro Rock'n'Roll, que parte desde lo más bajo para alzarse de sus cenizas como el ave fénix que fue el emblema de la fortuna en la banda. Nunca fueron capaces de interpretar al completo la canción en directo, por la complicación de su parte operística, y sin embargo, eso no impidió que el público lo diese todo cada vez que Freddie se sentaba al piano y tocaba sus primeros acordes.


2) 39' es una de mis primeras favoritas de este disco. Desde el punto de vista retro de una canción con toques folk, tocada con acústica, May nos cuenta una historia de ciencia ficción acerca de los astronautas que volvían de su misión para ver que ellos no habían envejecido, mientras que sus familias en la tierra si. Aquí vemos al May científico y soñador que se sacó el título en astronomía (que no astrología, gañanes), y cuyo primer grupo se llamó "1984" en homenaje a la novela de George Orwell.


3) The Prophet's Song. Cuyo nombre original era People of the Earth, es otra obra de esas que narran una histiria, a lo largo de más de 8 minutos. Refleja claramente lo que es el Queen glam grandilocuente, desde la perspectiva de la guitarra eléctrica de May.


4) Death on two legs. Esta canción es un cúmulo de escarnio, dirigido a Norman Sheffield, anterior manager del grupo durante su época con el sello Trident, quien se enriquecía vendiendo copias de Queen, Queen II y Sheer Heart Attack, mientras que el grupo casi no veía un céntimo por esas ventas. Hartos de su codicia, se marcharon con EMI, no sin antes dejar una última dedicatoria. La letra es insuperable, miradla. Solo os diré que en la primera frase tenemos ya la palabra "sanguijuela".


5) Love of my life. Por último, esta balada de Freddie, dedicada a la que entonces era su novia y sería su amiga de por vida, Mary Austin. Sin duda una de las mujeres más importantes de su vida. La canción es una balada interpretada normalmente solo a voz y guitarra, que desde el concierto de Río pasó a convertirse en uno de los momentos épicos de cada concierto. Tanto que Brian May lloró en Madrid en el 2003. El público ya se prepara al ver a May al frente con una guitarra española, y a Freddie a su lado, y espera con ansia su momento para empezar a cantar. Es de esas canciones que cada vez que salen, el cantante se puede quedar en silencio, porque es el público quien le homenajea a él.
Sin duda, es una de las canciones en las que Paul Rodgers, frontman de Queen en las últimas giras, no sale a cantar, ya que ahí (y prácticamente en todo), el vacío dejado por Freddie es demasiado grande. Es de los momentos en los que pese a no verlo, su presencia en el escenario se hace notoria.





Y eso es todo. Motivos de sobra para tener y disfrutar una auténtica joya de la cultura musical del siglo XX y redescubrir al que yo defenderé siempre como el mejor grupo de la historia. Así queda oficialmente inaugurado el tag "Disco de la semana", para que lo consigáis y le dediquéis una hora de audición relajada y concentrada.

Disfrutadlo.


Semper fi.


Ukio