Breves


jueves, 10 de febrero de 2011

La ley Sinde pasa el congreso.

Cuantos más blogs y medios de comunicación no oficiales demos eco a la noticia, menos posibilidades habrá de que nos pille desinformados. Sin embargo, pese a que la capacidad de esta generación para responder a la llamada a la rebelión social es escasa, su capacidad para repetir y citar cosas que ha visto en internet tiende al infinito. A ella apelaremos.


La ley Sinde ha salido ilesa de su segundo asalto en el Senado: Cinco votos en contra, una abstención y todo lo demás a favor. Más de doscientos cincuenta votos avalan una ley de economía sostenible usada como caballo de Troya que ha venido a vigilar los intereses de una minoría victimista y codiciosa.
Pues si: Los creadores de "cultura" de este país, tan amigos de su propio ombligo han dedicado sus esfuerzos, ayudados por la presión de las sociedades de gestión estadounidenses y el interés de la diplomacia española en hacerse amigos de los yankis con el cambio de gobierno, han convertido internet en una suerte de estado policial al grito de "Yes we can".
Para colmo, no va a ser el estado quien nos vigile, tan atado a garantías constitucionales y anquilosado en sus propios procedimientos y presunciones, sino un organo montado por el ministerio de cultura, que, al ser independiente en gran parte del sistema judicial, no va a tener consideración alguna con nosotros o nuestros derechos.

Los jueces pintan más, así lo exigía el PP para subirse al carro y darles la mayoría necesaria, pero tampoco mucho: Deben dictar una orden con diez días de antelación antes de ir a por una página web. Sin embargo, ¿cual es el requisito para ir a por una página web? Citando el texto de la ley, tenemos esto:

"La sección podrá adoptar las medidas para que se interrumpa la prestación de un servicio de la sociedad de la información que vulnere derechos de propiedad intelectual o para retirar los contenidos que vulneren los citados derechos siempre que el prestador, directa o indirectamente, actúe con ánimo de lucro o haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial"

Ese “sea susceptible de” nos mete en el saco absolutamente a todos. Un spoiler de una película podría hacer que alguien no fuese a verla. Ahí tienes lucro cesante, igual a daño patrimonial. Y quien dice un spoiler dice una mala crítica: Si en esta página dicen que es mala, ya no la voy a ver. Ahí tienes. Es, sin duda, un puto cajón desastre.
La mayoría de los blogs que hay en mi lista de enlaces entran en esa categoría, y este, con sus críticas, comentarios y opiniones de libros, discos, series o películas entra de lleno en esa actividad que hace que haya "susceptibilidad de daño patrimonial".

Y como nada es más político que las leyes, hechas por políticos, pertenecientes a partidos políticos y que están en su cargo por razones políticas que hicieron que ganasen o perdiesen con su campaña política, hablaremos de política.

El Partido Español (que ni es socialista, ni es obrero), es el que nos ha jodido. A él le corresponde el 60% de la responsabilidad. Ha sido el que puso ilegalmente a una ministra de cultura con conflicto de intereses, el que le permite soltar mentiras y da vía libre a las entidades de gestión. Ellos han creado esta ley.

El PP, por su parte, ha tenido la posibilidad de defender los intereses de los ciudadanos, de defendernos, como tan heroicamente se hincha y vanagloria de hacerlo. Solo que esta vez no lo ha hecho, al igual que tantas otras. No solo no se han opuesto, sino que esa promesa electoral de quitar el canon digital si ganan las elecciones se ha quedado en "una revisión del canon que se hará en tres meses". Cojonudo.

Por cierto, el procedimiento que están haciendo para que profesionales, empresas y administraciones públicas reclamen el canon pagado indebidamente es el equivalente a "ese tío, el de la casa con minas, perros asesinos, trampas con cuchillas venenosas y que nunca va sin un kalashnikov a mano tiene tu dinero. ¡Ve por él!".
Por otro lado, para compensar que los miles de millones de euros recibidos por las entidades de gestión gracias al canon digital que ya graba móviles, ordenadores, impresoras, cds, dvds, pendrives y demás artículos comunes, pasarán a gravar más artículos que nos harán pringar a los particulares. Wunderbar.


Ahora la ley Sinde (o no se si ahora la llaman Biden-Sinde) ha de pasar otra vez por el congreso, donde se someterá a aprobación definitiva, publicación en el BOE y, finalmente, un mes después de su publicación, entrará en vigor.

Hasta entonces, me quedo con la cita de hombres íntegros, que saben bregar con esta gente a su mismo nivel:

¡Arrasa con lo que veas!
¡Y generoso no seas!



Al final todo queda en eso: Pérdidas económicas cíclicas. Nosotros perdemos dinero por pagar un canon que compensa algo que no nos autoriza, que es piratear, pero si a hacer uso del derecho de copia privada, cosa que nosotros, simplemente, hacemos sin compasión alguna reduciendo considerablemente sus ganancias. ¿Por qué? Porque hemos pagado por ello.

Semper fi.


Ukio

5 comentarios:

Yo, alma condenada dijo...

¡¡¡Arrasa con lo que veas, y generoso no seas!!!

Deberías ver el videoclip de "Cuando fuimos piratas",hecho por un friki como nosotros que también tiene una clara opinión de esta barrabasada... búscalo en Youtube, merece la pena.

Skeith dijo...

Pues me sé de más de uno que va a verse todas las pelis que salgan en casa, cuando las den por la televisión... Porque pagar ya 7 u 8 € por ir a verla al cine, o darles su alpiste a esos gorriones sin que tenga forma de perdigón, es algo de lo que paso muy sanamente.

También les cuadra, a los del PP y en general a cualquiera de los promotores de la ley, otra cita de Piratas del Caribe de mano de Shao Feng: "¿Qué sentido tiene quedarse en el bando perdedor? Unirse al bando ganador, es un buen negocio."

Y tanto que lo será como que merecen cosas como las que se aplicaban a los piratas de la época. Ellos, al menos a veces, lo hacían por sobrevivir, y les iba la vida en ello. Éstos como mucho arriesgan la poltrona. Ya ves, y los piratas luego seremos nosotros...

Ryoru dijo...

Lo que no entiendo es porqué coño una ley española se tiene que llamar como un Vicepresidente de otro país.

Una ley que se llama así solo puede beneficiar a alguien y no es al los ciudadanos del país donde se implanta...

Ukio sensei dijo...

Creo que con el nombre Biden-Sinde es más acorde con los requisitos de claridad, precisión y todo eso: Ahora, más que con el nombre antiguo, sabes quien es el verdadero beneficiario de esta ley hecha "por y para el pueblo"

Skeith dijo...

"Por y para el pueblo..." Le falta una palabra: "Por y para joder al pueblo".

Sí, encaja mucho más.