Breves


lunes, 4 de octubre de 2010

Embelyon: El juego de rol para los que quieren rolear

Hace unos meses, empecé a frecuentar un blog sobre rol llamado Frankenrol, llevado por un vecino turco, JKeats, y con una interesante forma de tratar tanto el género de matar orcos, goblins, y según aún creen algunos, personas inocentes (los roleros de verdad sabemos que NADIE es inocente). Además de eso, el blog tiene también artículos sobre otros temas no roltásticos pero igualmente interesantes, o buenas ideas para partidas (y la verdad, me encantaría participar en una de Basilea).

Hace unos meses, salió anunciado Embelyon. Un pequeño manual de fabricación bastante casera (no hay más que echar un vistazo a su proceso de edición).
El manual en sí me lo encontré a la venta por cinco euros en la feria del comic de A Coruña, y, confiando en las veces que mis gustos habían coincidido con los de JKeats, lo tenía claro: Más te vale que esto valga el litro de cerveza al que estoy renunciando para comprarlo.



Lo primero que vamos a comentar es el sistema, es decir, el "esqueleto" del juego. En este caso, esqueleto es una palabra muy acertada, porque tal y como dice la declaración de intenciones que vemos al principio del manual, este juego está creado con el sistema Microlite d20, que es una versión aligerada del d20 normal.
Básicamente: Imaginaos el D&D normal y ahora reducidlo solo a cuatro características, a saber: Fuerza, Destreza, Inteligencia y Carisma.
La lista de habilidades también es reducida, así como la de clases de personaje. La de razas, por otra parte, está bien surtida con ocho, aunque no creo que hiciese mucho daño al espíritu minimalista del juego meter algún rasgo adicional para diferenciar a las razas más allá de su diferente impacto en la sociedad y de un bonus o malus a las características.
En cuanto a las clases de personaje, vienen las míticas: Guerrero, pícaro, mago, druida, clérigo, explorador y paladín (¡ni recortando reglas nos libramos de los putos palas!). La diferencia de una clase a otra se resume en bonus a cuatro habilidades distintas (+1 por nivel) y algún poder característico: Los hechizos de mago, los hechizos de clérigo y la capacidad de expulsar muertos vivientes, imposición de manos del pala... Sin embargo, creo que las clases no lanzadoras de hechizos han salido perdiendo claramente, sobre todo el guerrero, explorador y pícaro, cuyo único poder extra pasa a ser el ataque furtivo. Esto se compensa con el hecho de que el coste de los conjuros se paga en puntos de vida, pero eso al clérigo se la come, que se cura a sí mismo y a seguir partiendo cráneos.


Por lo demás, el libro viene con una fantabulosa ambientación, bien trabajada y acompañada de una partida de muestra. Prácticamente con eso ya lo has compensado todo: 5 euros y tienes un módulo. Listo. Y si te gusta el mundo pero no el sistema microlite, juegas con d20 3,5 y a tomar por culo, ya ves que problema. Me hizo gracia el uso de los dioses del libro básico de 3.0 (Pelor, St Cuthbert...), pero vamos: Son dioses bastante estandarizados. Y si no te gustan, se cambian, que tampoco cuesta nada.

De la ambientación del mundo... Podríamos decirlo así: Embelyon es un libro básico impreso en formato fanzine, y el libro de Gaïa de Anima es un tomaco de ambientación solo que vale 40 napos. La cantidad de información que se te ha quedado en líneas generales sobre cada país después de haber leído ambos es más o menos la misma. Con esto quiero decir que Embelyon actúa impelido por la necesidad de concretar. Personajes importantes, capital, historia breve e intrigas en boga en la actualidad. Puerta. Siguiente punto... No llegas a la concreción de los suplementos de L5R, que sabías cual era el origami favorito del Daimyo, pero está bien. Cumple con su cometido.

Completando detalles del manual, tienes además de la partida un bestiario de un par de páginas, resumido y ajustado al estilo microlite. Sencillito, pero perfectamente funcional para crear tus partidas. Ideal, si no te apetece dirigir combates armagedopocalíptiquérrimos contra Omega-Lucifer-Sephirot-Jimenez-Ragnarok-Losantos.


¿Qué estás comprando?


Como podéis ver por las imágenes, el producto en sí es bastante bonito. No os engañéis. Yo cuando las vi en la web, no me hacía a la idea del estilo de fanzine, impreso en papel normal y todo eso. Sin embargo, ese es el resultado de economizar: Una impresora digital profesional que ha ido más allá del deber y una grapadora. Lo único que ha salido de una imprenta es la pantalla del máster (Si! Además te dan una pantalla del máster, y una chapa!).
Pese a ser algo delicado para ser manejado alrededor de bebidas y panchitos en cualquier tarde de rol que se precie, es un buen producto, con un interior en color superior a las publicaciones ratunas de la Fucktoría de Ideas.
Renuncias a una cerveza, pero esas, que te las paguen esos ingratos jugadores.


Imagen general:

Embelyon es un acto de rebeldía en sí contra un mercado más centrado en darle algo nuevo a nuevos jugadores potenciales que en darles a la vieja escuela la posibilidad de revivir sus buenas experiencias de juego. D&D 4ª ha sido creado con la idea de competir con el WOW, cuando juegan totalmente en distintas ligas (e incluso en distintos deportes). Un wowero no dejará su silla frente al pc, donde está ganando dragon kill points y consiguiendo equipo tier para ir a tirar dados e imaginar algo que le viene hecho, y un rolero no dejará una tarde de risas con los colegas, sacando pifias y críticos, por quemarse las retinas ante un monitor de pc. Sin embargo, un vistazo a ese manual, que aunque se haya evitado la mención directa, es el archivillano de la historia de Embelyon, nos dice que el rol se hace fácil y machacas, para que un grupo de niñatos puedan saquear dungeons. Hack & Slash de toda la vida, vamos, o como se decía antes: Patada en la puerta y entrar a saco.
Mientras que ese D&D tiene páginas y páginas de poderes por raza y clase hasta el lvl 30, Embelyon te dice que a cada nivel tienes 4 puntos de habilidad, un dado más de vida y un bonus mayor al ataque. Listo.
Aquí lo importante no es hacer arquitectura para tener un personaje de la hostia, sino poder hacerte un personaje fácilmente, sin necesitar una ingeniería, y disfrutar de aventuras con tus amigos.

Loable, ¿no? Pues no del todo. Embelyon se toma poco trabajo en las descripciones de cosas que creemos evidentes, como las razas. Todo aquel que haya tirado un par de dados de 20 sabe que es un semielfo, y cual es la diferencia entre llevar un enano y un troll. Sin embargo, no llega con la descripción de sus lugares de origen que viene en la ambientación. Deberían dar esto un poco más hecho, ya que Embelyon es un juego cojonudo para iniciarse en las roladas: Simple, directo y efectivo, sin parar la acción cada dos turnos para consultar alguna regla bizarra u oscura. Sin discusiones por la interpretación llena de lagunas de alguna otra norma. Simple como una espada larga: Una parte para agarrar, una parte para parar golpes y una parte con la que pegarle al otro, con el plus de decidir entre pinchar, rajar o azotar con la parte plana. El problema es que está claramente orientado hacia la "vieja guardia", con un tono de complicidad en su introducción que parece decir "en los viejos tiempos... Los dragones eran más dragón y las muertes colaterales dentro del grupo por tirar fireballs a lo loco eran más divertidas".

Sin embargo, hoy en día, la arquitectura de personaje y las opciones a la hora de crearte un machacas con vistas a un futuro, ya marcado por el acceso a algunas habilidades o por el cambio a alguna clase de prestigio, es una parte igualmente divertida del juego. Es una parte de la que se ha abusado, pero aún así: Para cargarnos la evolución del pj en ese campo, normalmente jugamos one shots. Aunque claro... Como ya dije, si no te gusta el microlite, te quedas la ambientación y juegas con D20 normal.


Conclusión: ¿Vale la pena comprarlo?

¡Tío! ¿Cinco putos euros? Tienes una partida, una ambientación y un sistema. ¡Y una pantalla! ¡En otros juegos, solo la pantalla ya es más cara! Cómpralo, léelo, sácale las utilidades que puedas y si tienes una tarde que el máster de turno falla y estáis a punto de quedaros sin partida... Embelyon. Apenas te ocupará espacio en la mochila.
Y si 5€ es mucho para ti, La sociedad del dado cornudo, infames perpetradores de este libretillo, han puesto a tu disposición su versión en pdf.


Semper fi.

Ukio

3 comentarios:

Fernando dijo...

Pues sí que parece interesante... aunque he de decir que no toco un libro de rol desde hace bastante. Toda la razón en lo referente al contenido del manual y su precio. Habrá que probarlo un día de estos.

thanmoreseries dijo...

Bueno, ya me dirás si el sistema hace más interpretativo y fluido el juego.

Ukio sensei dijo...

No tengo prevista ninguna partida para probarlo en breve. Fluido será, porque no tiene reglas suficientes como para que haya que parar a consultar nada. No tienes que asimilar una cantidad de info equivalente al sistema cuneiforme en morse para poder dirigir una partida sin tener que consultar nada.
Sin embargo, lo de interpretativo, hay que currárselo, como en todo. Tampoco podemos decir que el juego favorezca intencionadamente la interpretación.